Feeds:
Entrades
Comentaris

Archive for the ‘Txell’ Category

Des del mes de juliol, cada últim diumenge de mes el Casal Català d’El Salvador està projectant al Museo de Arte de El Salvador (MARTE) diferents pel·lícules catalanes. Vam preveure cins pel·lícules, de manera que al novembre projectarem ja l’última. Val a dir que els Domingos de cine catalán estan sent tot un èxit. Les pel·lícules, tot i mostrar bastants drames, crides força l’atenció entre l públic salvadorenc que, fidelment, assisteix sens falta cada últim diumenge.  Ara ja estem a les acaballes del cicle, però ja que ha agradat, s’està mirant de dur a altres llocs i, fins i tot, de fer-ne un segon ja que molt aablement el MARTE cedeix la seva sala d’audiovisuals a aquest tipus d’iniciatives. A continuació, teniu la programació del cicle i veureu com hi ha grans títols:

Salvador, Manuel Huerga

Forasters, Ventura Pons

Les dues vides d’Andrés Rabadán, Ventura Durall

Tres dies amb la família, Mar Coll

A la ciutat, Cesc Gay

 

 

Read Full Post »

Avui és l’últim dia de la Núria com a dinamitzadora de xarxes CCE. La resta de becaris li agraïm la seva tasca de coordinació: resolent els nostres dubtes, recordant-nos terminis, engrescant-nos per actualitzar el blog, felicitant-nos per l’aniversari…

 

Fins ben aviat, Núria!

 

Berta, Gàlia, Gisela, Laie, Lourdes, Montse, Toni, Txell i Xavi.

 

 

Quan surts per fer el viatge cap a Itaca,
has de pregar que el camí sigui llarg,
ple d’aventures, ple de coneixences.
Has de pregar que el camí sigui llarg,
que siguin moltes les matinades
que entraràs en un port
que els teus ulls ignoraven,
i vagis a ciutats
per aprendre del que saben.
Has d’arribar-hi, és el teu destí,
però no forcis gens la travessia.
És preferible que duri molts anys,
que siguis vell quan fondegis l’illa,
ric de tot el que hauràs guanyat
fent el camí, sense esperar
que et doni més riqueses.

 

Viatge a Itaca, Lluis Llach

Read Full Post »

“La violència a El Salvador té arrels estructurals”

24/09/10 02:00 – Miquel Torns
 

A REDS, F. Mena treballa per la recuperació dels nens desapareguts en la guerra. Foto: F.M.

Tots els papers de l’auca. Capità de l’exèrcit d’El Salvador fins que va passar a la guerrilla. Després va ser un dels artífexs de la signatura dels acords de pau amb què es posava fi a dotze anys de guerra civil. Actualment viu a Barcelona, imparteix un màster a la universitat i és el president de REDS, una ONG dedicada a projectes de desenvolupament i sensibilització.

Vostè va apostar per un canvi radical en la seva vida, abandonant l’exèrcit per passar al FMLN. Què el va impulsar?

En l’exèrcit vaig viure les meves primeres inquietuds polítiques. Quan em vaig adonar que pertanyia a una institució que reprimia sistemàticament el meu poble em vaig replantejar les coses. Vaig participar activament en el cop d’estat de 1979, que va fracassar perquè els mateixos militars el van dinamitar des de dins. Aquest fracàs va ser un moment crucial del procés a El Salvador i del meu propi procés personal, ja que em va portar a trencar amb l’exèrcit i ingressar a la guerrilla.

Llavors van venir dotze anys de guerra en què Francisco Mena es va transformar en el comandante Manolo. Què en queda, d’aquella figura?

Queda el resultat d’un procés personal profund i transcendent, un home nou. Manolo és la millor versió de Francisco en aquella etapa crucial de la meva vida. Davant la realitat que vivia el meu país, crec que vaig fer allò correcte. Tot i els enormes costos socials i familiars, tots hi hem sortit guanyant, en el procés de transformació social que viu El Salvador.

Dues dècades després dels acords de pau, la reconciliació nacional encara continua pendent. Per què?

La reconciliació sempre serà un objectiu. Vint anys de governs d’Arena, un partit de la dreta més retrògrada, encara ho han retardat més. Per a nosaltres la memòria històrica és fonamental. Un reconeixement de la veritat i donar veu al sofriment de totes les víctimes és l’únic camí. Tots hem de reconèixer els errors comesos. Des de diferents organitzacions de la societat civil s’està treballant molt activament en aquest sentit i aquesta ha de ser també la tasca del nou govern d’esquerra que dirigeix el país.

El Salvador és un dels països més violents del món. Acabada la guerra, la violència va passar a ser patrimoni de les maras i de les bandes de carrer. Què hi ha al darrere de tanta violència?

La violència és sens dubte el problema més greu que ha heretat el govern de Mauricio Funes. Entre les seves causes hi ha la profunda polarització de la societat salvadorenca, la pobresa i les desigualtats després de tants anys de política repressiva. No podem oblidar que la nostra història té antecedents d’una profunda violència estructural assentada en un model social excloent i repressiu que des de final del segle XIX han mantingut els governs militars. Això va generar un model de societat que prioritza la violència com a via de resolució de conflictes. En aquest context cal situar les maras, un fenomen social molt complex que s’ha potenciat al llarg de vint anys perquè no s’ha considerat un problema social. Aquests joves han estat utilitzats pel crim organitzat i el narcotràfic, que en els últims vint anys s’han infiltrat en les institucions de l’Estat.

D’altra banda, la violència ha representat un negoci enorme per a les empreses de seguretat, fet que ha reduït l’interès per eliminar-la, ja que són empreses a mans de militars i membres del partit Arena. Tampoc es pot oblidar la violència masclista, profundament arrelada a la societat salvadorenca.

L’arquebisbe Romero continua sent la referència?

El coneixia personalment i va ser un dels formadors de la meva consciència. Els que el van matar no s’adonaven que era impossible eliminar-lo i el van convertir en un símbol de la lluita. Era un sant de veritat.

Darrera actualització ( Divendres, 24 de setembre del 2010 02:00 )

Read Full Post »

Aquest any, la Diada va ser el tret de sortida per a inaugurar la segona edició de la Setmana Cultural Catalana a El Salvador. Com cada any, el Centre Espanyol va reservar una sala per al Casal Català, que convida els socis i les sòcies a una vetllada per a celebrar l’11 de setembre. Les taules parades, les senyeres col·locades… tot a punt per a començar. A les 19:00h comencen a arribar els primers convidats. Quan tothom ja està entaulat, el president Gil Bonet dóna la benvinguda i felicita la diada a tots els assitents. Seguidament, el Vicepresident, Lluís Serra, ofereix unes paraules referents als orígens de la diada.  Un cop dit tot, es comença a sopar. Val a dir que en el sopar vam poder degustar una petita selecció de productes que feia temps que no teniem a la boca (pernil salat!!!) i per això, el vam gaudir tant! Havent sopat, amb la panxa ben plena, gaudim del cant popular que ens ofereix el Grupo Trova.

La vetllada va acabar aviat i molt van faltar i é que la pluja (i quina pluja!) de just les set de la tarda va fer quedar a casa molta gent. És el que passa durant la temporada de pluges, que quan plou no és de broma i la gent prefereix quedar-se a casa!

Read Full Post »

Enguany és la segona edició de la Setmana Cultural Catalana que organitza el Casal Català d’El Salvador. La Diada és el punt de partida. Es convida a sopar els socis i sòcies i els seus familiars i l’acte finalñitzarà amb la música del Grupo Trova. Després d’inaugurar una exposició, tindrem un concert de luxe! L’Orquestra Simfònica Nacional d’El Salvador ofereix un concert dedicat a Catalunya, combinarà repertori internacional amb repertori català. A més, també tindrem una degustació de productes de la terra mentre veiem Catalunya des de l’aire. La cosa no acaba aquí, passada la setmana inaugurem una altra exposició a Santa Tecla, un poble molt actiu culturalment amb un Palau preciós que albergarà L’èxit d’un poble, una exposició itinerant sobre el temple de La Sagrada Família.

Ja ho veieu, al Casal Català d’El Salvador se’ns ha girat feina, una feina que ens fa molta il·lusió fer i compartir amb tota aquella gent que ens vulgui acompanyar que sembla ser que cada cop són més les persones que ens coneixen i que volen participar en les nostres activitats!

Feliç Diada a tothom!

Read Full Post »

Demà dia 30, es commemora el 35è anoversari de la matança d’estudiants de la UES. Duran la dècada dels 70,  el govern autoritari mirava de contenir el creixement dels moviments d’esquerra amb la repressió executada pels cossos de seguretat. Hi va haver assassinats selectius de mestres, dirigents camperols i sindicats, d’universitaris i repressió de manifestacions, com la manifestació dissolta del 30 de juliol de 1975. A continuació, adjunto la notícia que presenta l’acte de demà a la UES i un testimoni d’aquell dia.

—————————————

35 ANIVERSARIO DE LA MASACRE DE LA UES

MANIFESTACIÓ ESTUDIANTIL DEL 30 DE JULIOL DE 1975

MANIFESTACIÓ ESTUDIANTIL DEL 30 DE JULIOL DE 1975

A propuesta del sector estudiantil, el Consejo Superior Universitario acordó nombrar el Estadio Universitario como “Héroes y Mártires del 30 de julio de 1975”, en el marco del 35 aniversario de la masacre de estudiantes universitarios.

El 25 de julio de 1975, el ejército intervino el Centro Universitario de Occidente. Los estudiantes se preparaban para salir en un desfile bufo el día 26 de julio.

En protesta por la intervención militar, el 30 de julio de 1975, estudiantes universitarios y de secundaria realizaron una marcha estudiantil que salió de la Universidad de El Salvador hacia el parque Libertad. La marcha nunca llegó a su destino, los estudiantes fueron masacrados en las inmediaciones del puente de dos niveles ubicado en la 25 avenida Norte, ahora “Mártires del 30 de julio”

Según Elmer Cornejo, representante estudiantil de la Facultad de Ciencias Naturales y Matemática ante el CSU, el objetivo de nombrar el estadio universitario “Héroes y Mártires del 30 de julio de 1975” es “recordar la memoria histórica y que nunca se olvide esa fecha, la cual fue una masacre fatídica. Una fecha que no queremos olvidar para que no vuelva a ocurrir”.

El acuerdo NO. 012-2009-2011 012-2009-2011 IX, tomado ayer por 32 votos a favor y una abstención, también comprende la colocación de una placa conmemorativa que tendrá el siguiente texto: “En homenaje a los estudiantes organizados que ofrendaron su vida bajo el lema ‘Estudio y lucha´ y a 35 años de la histórica marcha pacífica de los estudiantes salvadoreños, que culminó con el repudiable desenlace de la muerte y desaparición de muchos de ellos por parte de la represión militar que se vivía en el país y como una muestra de respeto y honra a cada uno de ellos, se nombra este estadio deportivo Estadio Héroes y Mártires del 30 de julio de 1975 “. Al final se leerá: ¡30 de julio nunca se olvida¡

La placa será colocada el próximo viernes 30 de julio de 2010, en la entrada del Complejo Deportivo Universitario. Ese día también se tiene previsto brindar una conferencia de prensa en la que se expondrá el significado que tienen para la comunidad universitaria de la UES, la conmemoración de los “Héroes y Mártires del 30 de julio”.

Programa de la jornada
Actividad 1: Conferencia de prensa y develación de placa
Hora: 9:30 a.m.
Lugar: Entrada del Estadio del Complejo Deportivo

Actividad 2: Marcha
2:30 p.m. ordenamiento de las organizaciones y estudiantado en general para la marcha.
3:00 p.m Salida del portón de Humanidades.
5:00 p.m. Llegada estimada al Monumento Héroes y Mártires del 30 de julio.
5:15 p.m. Colocación de la ofrenda floral.
5:20 p.m. Participación Artística.
5:30 p.m. Palabras por parte del comité organizador y minuto de silencio en memoria y honor a los caídos el 30 de julio de 1975.
6:00 p.m. Regreso a la UES.

Actividad 3: Acto Ecuménico
6:30 p.m. Palabras introductorias y de agradecimiento por parte del comité organizador.
6:45 p.m. Inicio del acto ecuménico per se (Párroco-Luterano)
7:30 p.m. Finalización del acto ecuménico.

Actividad 4: Vigilia
Hora / Participación
8:20 p.m-9:05 p.m
Trova Cubano

9:05 p.m-9:15 p.m
Transición, testimonios, participaciones varias

9:15 p.m-9:35 p.m
Teatro FURD

9:35 p.m-9:45 p.m
Transición, testimonios, participaciones varias

9:45 p.m-10:15 p.m
Canto Mesoamericano

10:15 p.m.10:45 p.m
Pueblo canta

10:45 p.m-10:55 p.m
Transición, testimonios, participaciones varias

10:55 p.m-12:25 p.m
Yolocamba Ita

12:25 p.m-12:45 p.m
Teatro TNT ASTAC

12:45 p.m-1:45 a.m
Trova

1:45 a.m-2:25 a.m
Moonlight 69

2:25 a.m-2:55 a.m
Najufre

2:55 a.m-3:35 a.m
Teatro Chiltip Los Rojos de Santa Marta

3:35 a.m-4:15 a.m
Jaragua

4:15 a.m-4:55 a.m
Sal y Vida

4:55 a.m-5:35 a.m
Canto Nuevo

5:35 a.m-6:05 a.m
Jilguero

6:05 a.m-6:20 a.m
Sierra Madre
Grupo Guanacasco (Honduras)

Font: http://www.eluniversitario.ues.edu.sv


La masacre de estudiantes universitarios: un testimonio

Días antes del 30 de julio de 1975, el Gobierno y especialmente el Ministerio de Defensa habían estado advirtiendo por la prensa radial, escrita y televisada del país, que la anunciada marcha de estudiantes universitarios programada para ése día no debería realizarse y que “actuarían con todo el peso de la ley en contra de toda alteración del orden público”. Esto se decía siempre que se anunciaba una represión usualmente sangrienta…pero el 30 de julio esas palabras sonaban especialmente fatídicas, probablemente porque era evidente el grado de confrontación masiva que se avecinaba.

Un helicóptero militar sobrevolaba el campus de la UES. Abajo, los preparativos para la marcha eran febriles. Entrando la tarde se inició la convocatoria por medio de los parlantes instalados en las azoteas de algunos de los principales edificios del campus, por los megáfonos que portaban los encargados de la agitación e invitaciones a gritos a formar las filas de la marcha. Mantas y pancartas aparecieron. Dos filas de uno en fondo bordeando las aceras y en el centro de la calle decenas de mantas y pancartas colgadas de centenares de manos, denunciando los atropellos y represiones de la dictadura militar. Distribución de volantes, como quien suelta millares de palomas mensajeras de un solo golpe. Gradualmente, muchos estudiantes con un nudo en la garganta, un vacío en el estómago y un rostro de piedra que reflejaba indignación se fueron incorporando a la marcha. A los ojos de los tripulantes del helicóptero debimos parecernos a una concentración de las hormigas llamadas “marabuntas”, solamente que en la selva salvadoreña, plagada de gorilas. Se notaba que la gran mayoría de la gente que participaba “sacaba fuerzas de flaqueza”, éramos civiles contra militares y los militares ya habían anunciado que usarían su armamento para impedir la marcha estudiantil. No se les pagaba por participar a los manifestantes, el pago podría ser la muerte, una apaleada, la comidilla intensa que invade ojos, oídos, nariz y garganta al aspirar el gas lacrimógeno o por lo menos la angustia eterna de quedar fichado por algún “oreja” o soplón infiltrado que remitiría la información a los fatídicos “escuadrones de la muerte”.

La pureza juvenil tenía uno de sus mejores momentos de expresión como fuerza física, succionando fuerzas de los más puros y nobles sentimientos de justicia de la masa universitaria que se manifestaba en contra del gobierno. Creo que todos sentíamos que nos integrábamos a una marcha de protesta, con la muerte caminando y gritando a nuestro lado. Nadie esperaba premios ni estatuas por ello; el mejor premio era la confianza en que cada familia y amigos comprenderían los justos motivos del sufrimiento que ocasionaría la pérdida de un ser estimado y amado. En ese momento toda la educación familiar y moral de cada manifestante se materializaba: cada manifestante sentía que paso en la marcha era una reafirmación de altos valores de respeto al trabajo, honestidad y justicia y la entereza moral para defenderlos y difundirlos. Seguramente estos fueron los últimos pensamientos que tuvieron los compañeros y compañeras que dolorosamente murieron o “desaparecieron” durante la represión que conllevó la marcha. Ahora comprendemos como es que se muere sin morir, pues las fecundas vidas que fueron segadas el 30 de julio de 1975 verdaderamente se reencarnaron en la vida la Universidad de El Salvador y en el proceso democrático del país.

A los gritos colectivos de “únete” muchos estudiantes, profesores y gente que observaba la marcha se fueron incorporando. Al pasar por el edificio de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales, vi a un conocido político de izquierda ahora en la palestra nacional, solamente observándonos. No sé si él se incorporó después, pero en ése momento sentí una consecuente superioridad y la actitud de observador de él me dió más fuerzas para seguir en la marcha.

La tensa algarabía de la marcha, gritando consignas y canciones de crítica al Gobierno, hacía menos pesado el atardecer. Se nos parecía a un festejo por la consecuencia con que la Universidad de El Salvador, ha defendido, defiende y defenderá la justicia y la democracia. La tensión aumentaba en la misma proporción en que nos alejábamos de la ciudad universitaria, nuestro refugio moral, intelectual y material. La sección de la marcha en que yo iba, ya había recorrido un considerable trecho desde el campus de la Universidad, saliendo por la “entrada de Derecho” y bordeando la Escuela España, y luego doblando sobre la 25 Avenida Norte, hasta cerca de la Fuente Luminosa.

El río humano, comenzó a estancarse. Corrientes de personas integradas a la marcha, empezaron a seguir la dirección opuesta, un signo inequívoco del peligro de la represión militar en los tramos siguientes de la ruta. Muchos decidimos continuar el rumbo de la marcha. Probablemente sentíamos que una coraza de nuestra resuelta lucha por la dignidad, nos protegía de las fricciones entre personas que se quedaban observando y otras que iniciaban un pausado o presuroso retiro. Nos fuimos acercando hasta llegar a la altura de la entrada del Externado de San José, el distinguido colegio de Jesuitas en donde recibió educación por un tiempo, el poeta nacional Roque Dalton.

Yo pude divisar, desde ahí, un manto verde de uniformes militares, tendido una media cuadra enfrente del Hospital Rosales. No distinguí a esa distancia si eran soldados o Guardias Nacionales. El temor civil era especialmente punzante cuando se trataba de Guardias Nacionales. La Guardia Nacional era un cuerpo selecto de represión fogueado en el “mantenimiento del orden en el campo”, adquirió un gran desarrollo después de la represión de 1932. Autoritarios y arbitrarios…la gente decía con humor negro que los guardias nacionales mataban primero y después preguntaban, expertos en golpes y tiros, iniciaban capturas hasta por malas miradas y dudaban de todo ciudadano; a falta de “esposas” ataban los dedos pulgares de los campesinos y civiles detenidos con “cordeles” o pitas hasta que los dedos se pusieran morados. La Guardia Nacional era más temida que el mismo Ejército, pues estaban físicamente y moralmente preparados y seleccionados para reprimir de la manera más cruel e insensible. Este cuerpo de represión desapareció con los Acuerdos de Paz firmados en 1992.

Al observar el tapón verde bloqueando la ruta anunciada de la marcha estudiantil la masa manifestante frenó. En la punta la marcha comenzó a convertirse en un gran racimo de gente, que se desgajaba poco a poco y buscaba otras salidas. Y un grupo desvió la ruta, en el llamado “paso a dos niveles” enfrente del edificio del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, ISSS. Pero fue ineludible el choque pues los militares también bloquearon la ruta alternativa que siguió la marcha.

“Mantengámonos unidos” gritaba un profesor universitario en la bifurcación del paso a dos niveles, agitando las manos para animar a los indecisos a unirse con el grupo que iba a la cabeza de la marcha y que se encontraba aislado enfrente de los soldados. “No dejemos solos a los compañeros que van adelante”, “no dejemos que nos separen”, agregaba el profesor. Me pareció consecuente el llamado de mantenernos unidos y no dejar que aislaran a la cabeza de la marcha y me desprendí con un grupo, corriendo por la bifurcación del paso a dos niveles y gritando a todo pulmón junto a mis compañeros y compañeras, “U…U…U…U…”, hasta acercarnos al grupo que encabezaba la movilización.

Nos habían cercado. Los soldados habían cerrado la calle, sin ceder, por donde debería continuar alternativamente la movilización y los soldados que estaban enfrente del Hospital Rosales se dirigieron hacia el inicio de la bifurcación del paso a dos niveles. El profesor y yo nos contábamos entre los manifestantes que quedamos enfrente de los soldados, atrapados. Los rostros de piedra de los soldados eran expresión de su disciplina militar, de la humillante dureza con que toda dictadura militar educa en el “arte” de la represión. En los soldados se reflejaba una determinación brutal para repelernos a toda costa. No sabíamos en qué momento usarían sus fusiles…conforme gritábamos la tensión entre ellos y nosotros aumentaba. Aquellos segundos y minutos nos parecen suspendidos en el tiempo.

Estallaron disparos y un coctel molotov. Y se armó la de Troya. Los fusiles en manos de los soldados, que ya tenían un ángulo de menos de 45 grados dirigidos contra nosotros, empezaron con disparos al aire, pero a cada impacto, los soldados bajaban más el punto de mira de los fusiles, hasta apuntar y disparar directamente en contra de los manifestantes. “Nos están disparando” le comenté a mi amigo profesor. “No se preocupe que son balas de salva”, me respondió. “No son de salva” le refuté. Me pareció que el sonido de las balas de plomo, era diferente…más sólido y “seco”.

Enmedio de un intenso traqueteo y humazón, se divisiban como sombras del futuro estudiantes que corrían y caían. El tiroteo se iniciaba a unos tres metros, enfrente de nosotros, dimos la vuelta y yo salí corriendo en sentido contrario a donde provenían los disparos. “No corra que es peor”, me dijo el profesor. Como impactado por un rayo clavé mis plantas en el pavimento y pensando en lo peor, una ráfaga por la espalda, me sentí muy sereno, una amalgama de tranquilo y temerario, como ya lo he experimentado en otros momentos cruciales, tensos y decisivos de la vida. Parcimoniosamente viré mi cabeza hacia la izquierda. Parapetado en un poste de la esquina, divisé a un soldado que me apuntaba con su fusil…a punto de dispararme, creo. Por un instante no escuche la “tronazón” ni olfateé la humazón. Solo tenía oídos y nariz para el silencio y el olor a muerte. A pesar de la distancia y el caos, pausadamente le busqué la mirada del soldado, con una mirada seria, de reclamo, miré a la distancia sus ojos y su rostro. Nos separaban unos siete u ocho metros. Me le quedé viendo fijamente. No recuerdo que la mirada mía, estuviera inspirada en el temor, sino en la seguridad personal, exigiéndole simplemente que no me matara, con mi rostro adusto. Hay una especie de seguridad personal que se fundamenta en valores de justicia social y que le imprimen a las personas una serenidad, energía, seguridad y hasta cortesía y “don de mando”, en los momentos cruciales. El rostro del soldado, de tez blanca (por lo que se me antojó que era oriundo de Chalatenango, departamento bello y heroico, con una población que acusa el predominio español en el mestizaje) de golpe se puso rojo, como un fósforo y de golpe, también se encendió de pálidez, se puso blanco como un papel. Cuando lo vi pálido, me sentí confortado, imaginé que había calado por un momento infinito en su conciencia y que comprendía que lo que hacía no era justo, que no debía matarme. Me parecía una consecuencia lógica de la superioridad con que se siente una persona encarnando los valores de justicia. Y gradualmente, como un ser de metal, robotizado, pero sintiéndome con el alma de un ser humano supremo, un gran señor, reprimido pero con mucha dignidad, volteé mi cabeza y empecé a caminar pausadamente, a la par del profesor. Recordé las aflicciones de mi infancia cuando sentía “dormida” la cadera de la pierna derecha como presagio a las inyecciones prescritas en el tratamiento médico. Solo que esta vez esperaba ser cosido a balazos por la espalda.

Parece que a todos nos ocurre que no recordamos con tanto detalle actividades que ha desarrollado por días y por meses, como guardamos en la memoria detalles de los momentos decisivos de la vida. La pausada atravesada de una calle, el 30 de julio de 1975, la recuerdo con más detalle, por ejemplo, que un par de tensas caminatas que hice en el Volcán de San Salvador. En esa pausada caminata, que debe haber durado unos dos o tres minutos, recuerdo haber visto a quien posteriormente sería la Comandante Nidia Díaz, como protegiéndose de gases lacrimógenos, cerca de una pared. Y a otro compañero, que se me acercó, con un rostro, mezcla de incredulidad y terror, gritándome…”Nos están matando”. Quizás el compañero esperaba que yo hiciera algo, pensé…mi impotencia y estupefacción ante lo que estaba sucediendo, solamente me produjo una mueca. Y recuerdo otros compañeros que saltaban por el techo de un edificio, enfrente de nosotros. Ya ni me acordaba del soldado que me apuntaba, porque la miríada de mortales, intensos, estruendosos y humeantes sucesos desviaban a cada segundo la atención de todos.

Calle de por medio desde donde se parapetaba el soldado que me apuntó, había una casa convertida en un comercio en donde se vendía instrumental odontológico; en las escaleras de una especie de sótano de esta casa, sumido a medio cuerpo estaba un compañero a quien yo le había solicitado que se incorporara a la marcha. Este compañero era también un profesor de secundaria en un centro de enseñanza de una zona obrera, en donde yo también daba clases. El profesor de la Facultad de Economía y yo nos acercamos hacia él. “Tengo esquirlas en una pata”, nos dijo. “No puedo caminar”, agregó. “Esperate” le dijimos. Y el profesor y yo le hicimos una improvisada silla con nuestros brazos y lo sacamos “chineado” por la cuadra no cercada militarmente, que termina en la esquina nororiente del Hospital de Maternidad. Al llegar a la esquina, un ciudadano visiblemente indignado y solidario, a bordo de un microbús que tenía “logos” de una reconocida empresa nos dijo con tono de indignación: “los han reprimido…¿verdad?”. “Sí hombre“, le contestamos. “Déjenlo conmigo, yo lo llevo al Hospital”, solicitó. Así introducimos al compañero baleado en el microbús. Días después encontré al compañero, recuperado, y pensé que alguno de nosotros debió acompañarlo para asegurarse del ingreso al Hospital.

“Vamos a ver si hay otros compañeros que necesitan ayuda”, me dijo el profesor, después de dejar a mi compañero en el microbús. Yo me sentía agotado y preocupado…como si mi vida hubiera estado en un hilo. Pero pensé que el profesor tenía razón, que probablemente otros compañeros necesitaban de nuestra ayuda y caminamos, en torno a la manzana del Instituto Central de Señoritas y regresamos a la esquina, en donde estuvo apuntándome el soldado. Ya no estaba el cerco militar.

En la calle se observaban charcos de sangre, zapatos desperdigados; en los alrededores, gente estupefacta con mirada de indignación y dolor. Un camión del Ejército corrió sobre la calle que hacía unos minutos estaba bloqueada militarmente. El camión militar iba con el toldo descubierto en la parte trasera, raudo en dirección oriente enfrente del edificio del Seguro Social ante la mirada de decenas de personas. El toldo descubierto permitía ver el terrible “cargamento”: eran estudiantes “sentados” a las orillas de la cama del camión, con la cabeza caída, tambaleándose, muchos de ellos seguramente habían encontrado la muerte durante la reprimida manifestación o la encontrarían después en las instalaciones militares. Hurgando con ansias dirigí mi vista hacia el interior del camión para tratar de reconocer a alguien, alcancé a divisar la motocicleta de Jaime Baires, amigo mío, un profesor graduado en Francia y que en esa oportunidad afortunadamente, abandonó la motocicleta en la confusión del tiroteo. Unos años después, Jaime Baires aparecería asesinado, bañado con ácido, según reportaron.

Zapatos tirados, charcos de sangre, eran los mudos testigos del dolor y del terror, de la muerte…de la pureza en los ideales, en la entrega social, del coraje y de la determinación de un movimiento estudiantil. Esa tarde y en la noche no se porqué motivos no dejaban de retumbarme en la cabeza las notas de la Novena Sinfonía de Beethoven que aprendí a escucharla atentamente a instancias de mi padre, quien me explicaba destacando el profundo valor humano de la composición. Sentía que la escuchaba en el mas allá, en el futuro.

Murieron muchos compañeros; aunque no existe una cifra oficial, se asegura que fueron cerca de 50 los que murieron o desaparecieron. Entre los muertos, el Gobierno solamente reconoció al estudiante Roberto Miranda; era un compañero muy interesado en la investigación científica, lo conocí personalmente porque solicitaba mi asesoría para investigaciones sobre el movimiento campesino. Después me enteré que también era poeta al publicarse algunos de sus poemas en un periódico de la Universidad. El velorio de Roberto Miranda, se realizó en Soyapango, una zona de creciente industrialización considerada por ésa época como “el corazón industrial de Centroamérica”. Como un modesto recuerdo por su ejemplo, le dediqué a Roberto Miranda, mi primer trabajo de investigación publicado en la Revista Economía Salvadoreña.

Los sucesos del 30 de julio de 1975 deben recordarse siempre como una de las grandes batallas por la libertad y la democracia en El Salvador. Fué una de las tantas grandes contribuciones de la UES al proceso de construcción de una nueva sociedad democrática en El Salvador. El Ministro de Defensa era el Coronel Carlos Humberto Romero, posteriormente derrocado en 1979, siendo Presidente.

Ha pasado más de un cuarto de siglo, hay dolores y esperanzas eternos y para recordar esta deuda con quienes nos permiten seguir soñando en un futuro mejor ahora la vía se llama “Mártires del 30 de Julio”.

Carlos Evaristo Hernández

Read Full Post »

Aquest any, la Nit de Sant Joan s’ha celebrat més que mai a El Salvador. Hi va haver festa per tots els gustos. Vam començar el divendres 25 de juny, ja se sa, si el 24 no és festa, cal buscar alguna manera per simular la festa. El vespres del divendres, el Casal Català va organitzar una revetlla al Centre Espanyol, en una terrasseta cosa prometia: sopar de tapes i vi, coca de Sant Joan i música, elements que indicaven que seria una revetlla com cal. I així va ser. Una nit molt tranquil·la però molt bonica, la música en directe d’en Carlos Pacheco, un músic salvadorenc  quen ens va sorprendre a mig concert amb una genial versió d’I si canto trist de Llís Llach.

L’endemà, canviàvem d’escenari amb la mateixa fita: celebrar la Nit de Sant Joan pr segona vegada. Aquest cop la festa era fora de San Salvador, al departament de La Libertad, a la platja del Zonte, on un tal Manel hi té un hostal restaurant anomenat Costa Brava.

Feia temps que sentia a parlar d’en Manel i és que ja porta dotze anys per aquest país i s’ha donat a conèixer molt. M’hi vaig posar en contacte per si li interesava que juntament amb el Casal celebréssim la Nit de Sant Joan i fessim alguna cosa que resultés atractiva per a joves. No ens va costar gaire pensar que calen dues coses importants: bona música i baixos preus i així ho vam fer. De nou va participar en Carlos Pacheco amb els seus música i seguidament un grup de reggea, Cimarron, que s’està fent un lloc en el panorama musical salvaorenc. Vam acabar els concerts amb focs artificials i vam haver de prescindir de foguera. Sant JOan marca l’inici del solstici d’estiu, però aquí precisament estem en plena estació plujosa, de manera que va estar plovent tota la nit, afortunadament estàvem sota cobert i no ens va afectar.

És  el primer cop que es fa una revetlla per a joves impulsada pel casal i es va valorar tan bé quant a assistència, espai i organització, que esperem que la cosa tiri endavant.

Ara bé, la Nit de Sant Joan, com tots i totes sabem, és la del 23 al 24. Evidentment, una catalana lluny de la seva terra, si deixa passar sense més la nit del foc i de les bruixes malament rai, així que no va faltar, en la nit que s’havia de celebrar, una petita celebració més, amb més coca (de llardons aquest cop), més focs artificials i més sopar.Carlos Pacheco i els seus músics al Centre EspanyolCimarron al Costa Brava

Read Full Post »

Older Posts »